0 0
Read Time:3 Minute, 9 Second

Eran días en que la  libertad se hacía inapreciable en los ánimos de cualquier hombre.  Un microcosmos, de amos y esclavos, cuyos términos medios, eran expresados por debajo de un hipotético amo mayor supra omnisciente, rector del pensamiento de cuanto cuerpo se creyera  con espíritu. La voluntad subyugada a los designios de otros sub amos, administradores fallidos del tejido morfológico de las ideas. Una legión de esclavizadores a sueldo, impermeables al razonamiento lógico, entrenados en la segmentación y segregación de la esclavitud en: súper esclavos, vice esclavos, esclavos y micro esclavos, (dentro de la jerarquía de esclavo, existían cuatro niveles: esclavo, esclavo primero, esclavo segundo y esclavo tercero). La función de los esclavos en este entramado, era obvia, pues, ser esclavo, a tiempo completo. Para ascender era necesario inventar otras formas de esclavitud, explotar la superstición, manipular con la magia, o transfigurar los efectos de la perversión en un acto virtuoso, (los precursores de este último punto, eran nominados al premio universal de la infamia y alcanzaban el grado de esclavizadores). La ciencia era manejada por súper esclavos, dedicados meticulosamente a fragmentar la verdad en micronésimas partes hasta  debilitar su fuerza, de tal modo que sin la menor discreción, se confundiera con la mentira. Si por alguna razón aprendida, las reflexiones de algún esclavo tenia la osadía de abordar las alas de una identidad diferente a la suscrita, era derribada por la metralla (la reflexión, no el esclavo), el sujeto era estigmatizado con los colores del enemigo útil, necesario para la siembra del odio y  la germinación de la guerra, que a su vez, era imprescindible para el purificador proceso de profilaxia social, que según los súper esclavos, informantes de los sub amos, reducía, notablemente el índice de felonía involuntaria; dado que: la traición a voluntad y con fines materiales, era justificada, siempre y cuando redundara en beneficio del sistema.

Los micro esclavos, constituían el mayor número de individuos en este viciado régimen, se les permitía ver por un solo ojo y, algunos colores estaban suprimidos del medio espectro visual, cada uno debía subsistir con una dosis de aire para respirar (sabiamente racionado) al mes. Veneraban con estricta devoción al amo mayor, solían desdoblarse en loas durante los actos de culto, los cuales eran de carácter obligatorio, prioritario y consecuentes. Eran los responsables de ejecutar los edictos de la muerte, los cuales transmitía el amo mayor, a uno de los sub amos, materializando su omnipresencia en el cuerpo de insignificantes aves voladoras, cuyos cantos, eran traducidos al idioma oficial al pie de la letra gracias, a la sabiduría, que desde hacia tiempo, era lo único que se podía heredar, suprimiendo así, la nociva costumbre de conocimiento por cultivación del intelecto que tanto daño le ha hecho al pueblo y al mismo tiempo, decapita esas odiosas presunciones pequeño burguesa como es la cognición.  

Antes de cada actividad de orden  fisiológica, era obligatorio (y además necesario) entonar los himnos de gratitud compuestos en honor al amo mayor, quien según los súper esclavos, fue quien popularizo por medio de leyes justas  y acertadas una facultad, que antes de él, sólo era privilegio de algunas castas.

En medio de la lisonja por lo absurdo, en que aprendieron a vivir los esclavos, algo se calculó mal, o se midió con instrumentos erráticos. El miedo mutó en inconformidad y la sangre en el ojo autorizado para mirar, obligó, a abrir el otro ojo y ver de frente, al micro esclavos, de frente (literalmente), apuntando armas homicidas, con la “sana” intención de matar: profilácticamente.

Cuando los destellos del fogonazo, por el efecto de reflexión dejaron ver la claridad, sublime y realmente suprema que irradia la libertad,  era tarde, la bala ya había penetrado al claustro de su conciencia.

About Post Author

NM

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.