0 0
Read Time:1 Minute, 52 Second

Por. Sylvia Fucaraccio

«Klee no merece un museo, sino un paisaje.
Cuando conocí el lugar lo miré como una escultura de tierra. 
Entonces debía trabajar en ella como un campesino»
(Renzo Piano)

De un terreno de colinas verdes y suaves, emergen tres grandes olas de acero, madera y cristal, casi mimetizándose con su entorno. En su interior, un espacio sobrio e impactante acoge la colección más importante del mundo del artista Paul Klee. 
Vinculado a las vanguardias de su época, gran experimentador tanto en su estilo como en los materiales que utilizaba, su actividad se expandió mucho más allá de la pintura, acercándose a la enseñanza, la filosofía, la música y la escritura.
Nacido y fallecido en Suiza (1879-1940), desarrolló la mayor parte de su obra en Alemania, ya que era ciudadano de ese país. Perseguido durante el nazismo por producir «arte degenerado», regresó a Berna, a pesar de que Suiza le negó la nacionalidad. Como homenaje y reivindicación, se creó el importante centro cultural que lleva su nombre y que alberga casi la mitad de su obra, donada por su hija Livia.
Entre 1999 y 2005 –año de su inauguración- el arquitecto italiano Renzo Piano fue el encargado de la concreción del edificio, una obra de arte en sí mismo, ubicado al noreste de la capital helvética, en Schöngrung, sobre un terreno cercano al cementerio donde reposan los restos de Klee. 
La superficie de exposición de 1750 m2 en dos salas, es insuficiente para presentar las casi cuatro mil pinturas del creador que se encuentran en depósito. Por esa razón y para su correcta conservación debido a la fragilidad de los materiales utilizados y el método de trabajo, cada seis meses la muestra va cambiando en torno a un eje temático diferente. Así, entre 120 y 150 piezas de la colección se exponen mientras las demás «reposan» evitando su deterioro. El lugar cuenta además, entre otras propuestas, con salas para muestras temporarias, eventos y seminarios, auditorio, centro de investigación y ofrece animación cultural y visitas guiadas. Los chicos, como en la mayor parte de las instituciones culturales de Suiza, son los destinatarios de actividades especialmente planificadas desde el Museo de los niños.
Vale la pena echar un vistazo: www.zpk.org

About Post Author

NM

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *