0 0
Read Time:4 Minute, 31 Second
Por Florencia Deleo
Era de esperarse que ante la presencia de esta serie, estrenada ahora, en enero de 2020, comiencen las controversias. Y es que «Messiah«se trata de una supuesta segunda venida del Salvador (representado por el actor tunecino nacido en Bélgica, Mehdi Debhi), y de las confusiones y conflictos que genera en nuestro mundo actual. Obviamente, se encuentra situada en Estados Unidos (entre Texas y Washington DC), centro de todo, y donde la CIA, representada por la agente Eva Geller (actriz estadounidense Michelle Monaghan)  intenta averiguar sobre este posible fraude que está causando revuelo en todo lados, principalmente en Medio Oriente. Para los musulmanes, volvió Isa; para los cristianos, Jesús. Él se hace llamar Al-Masih (Mesías en árabe. Mesías significa «el enviado de Dios»).

Cabe destacar que la serie muestra los grandes incidentes que se viven en ese lado del mundo, lleno de guerras, problemas políticos, fronteras custodiadas por soldados dispuestos a matar, hambre, y una larga cantidad de etcéteras. 
El creador australiano Michael Petroni, ha trabajado en la serie – que ha costado más de 7,5 millones de dólares- junto a los productores Mark Burnett (The Apprentice), Roma Downey (D.C. La Biblia continúa, Women of the Bible) y Andrew Deane (Masters of Horror, Maestros de la ciencia ficción). La mayoría de ellos tiene experiencia en serie de ficción relacionadas a lo religioso, pero ya hay quienes quieren que ésta sea dada de baja en Netflix.
La serie comienza con un bombardeo en Damasco (Siria), un derrumbe y el adolescente Jibril (Sayyid El Alami) que se salva, y logra escapar de los soldados. No así su madre, que queda bajo los escombros provocados por las explosiones. Se dirige así al centro de la ciudad, donde en el camino se cruza con su amigo Samir (Fares Landoulsi). Frente a una tormenta de arena que está por azotar el lugar, un desconocido, contra viento y marea, predica La Palabra, y proclama que el asedio de ISIS no prosperará. La gente se acerca a escucharlo.  
Entre otras tantas cosas, les dice que lo sigan para que puedan ser salvados. Y es justo en ese momento cuando empieza a involucrarse la fe, y vemos la importancia que tiene en algunas culturas. Es un sí o un no. O se está a favor, o se está en contra. Gran parte de esa muchedumbre lo sigue y se dirigen con pocas de sus pertenencias hacia la frontera, donde el líder es arrestado por soldados que pertenecen a Estados Unidos. Este hombre, representa un amenaza para ellos. No por ser un terrorista, sino por causar desorganización social desde un lado pacífico. Lo cual llama mucho la atención ya que no sabe a qué se enfrentan. Así, es como comienzan muchas idas y venidas, donde se lo ve «realizando milagros», apareciendo en circunstancias extremas o en lugares muy alejados uno del otro, en tiempos muy cortos.
En un pequeño pueblo de Texas, salva a la hija de un ministro (John Ortiz), Rebecca (Stefania LaVie Owen),  de un tornado y lo único que queda en pie, es la pequeña capilla que el propio predicador estaba a punto de quemar para poder cobrar un seguro por motivos económicos. 
Un video se hace viral, y la gente lo empieza a seguir, aludiendo que es el nuevo Mesías. El reverendo también lo sigue y se adhiere a su plan divino, sin pedir razones y sin poner nada en duda.
Ahí es cuando vuelvo a decir que todo es una cuestión de fe. Una persona convencida de lo que dice, conociendo palabras comunes a todas las religiones y convenciendo al mundo de que viene a dar un mensaje de su Padre. La gente necesita algo en qué creer, y eso también se ve en la primera temporada. Sin querer ejercer juicio alguno y sin intenciones de querer perturbar a cualquier lector siga la religión que siga, es la incógnita  que surge en los diez capítulos que dura, y que les aseguro, en un día -máximo dos-, la van a querer mirar completa.
Es fuerte en muchos aspectos: niños con enfermedades terminales, economías en quiebra, guerras, muertes a sangre fría, terrorismo, asesinatos en nombre de Dios, ateos sin fe (no sólo en religión, sino en la vida, en el amor, en los amigos), extremistas, hebreos, musulmanes, cristianos, emociones a flor de piel.
A pesar de que la temática sea una especie de thriller religioso, es totalmente apta para ser vista por creyentes y ateos. Considero que cada uno encontrará motivos para afirmar que es el Mesías o para negarlo completamente, aludiendo algún tipo de plan macabro o, porqué no, pacífico para cambiar a la sociedad sumergida en desesperación, maldad, consumismo, caos e indiferencia.
Aún no puedo sacar ninguna conclusión porque se me ocurren mil posibilidades, siempre partiendo de pequeñas grandes cosas que va descubriendo una de las agentes de la CIA, y que al no tener ánimos de spoilear, no puedo escribir. Sí quiero recomendarla. Emociona la fe de la gente y preocupa, como siempre, todo lo que se ve de las guerras entre palestinos e israelíes. El personaje principal es muy enigmático, obviamente, es lo que el creador quiere causar, y sigo sin entender si es siniestro o tiene una tremenda paz interior. También considero, que estos diez capítulos, podrían haberse realizado en algunos menos… en fin.
Espero con ansias la segunda parte. 
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.