0 0
Read Time:5 Minute, 43 Second
Por Florencia Deleo
Continuando con las charlas con jóvenes profesionales, llegamos a México donde conocimos al gran José Manuel Olvera, o a la cara de una misma moneda: Chmsk. Manuel Olvera, es un restaurador de la ciudad capital. Chmsk, es un conocedor del mundo, un amante del arte y la cultura, y que, con sus 27 años, está abriéndose paso en este mundo tan complejo y hermoso.
Chema, como le dicen sus amigos, creó un curso sobre Arte Contemporáneo  partir de una necesidad social de entender, apreciar y porqué no, depreciar las nuevas formas artísticas que vemos hoy en día.
Hablamos de arte, técnicas y trabajo.

EeA: ¿Cuál es la principal tarea de un restaurador?
MO: Es el profesional que se encarga de entender la necesidad social de objetos culturales que se encuentran deteriorados o dañados y que requieren una intervención técnica, artística y científica para que puedan perdurar en el tiempo. . 
EeA: ¿Creés que la conservación preventiva funciona? ¿Pensás que hay desinformación respecto a este tema?
MO: La conservación preventiva, tal cual como su nombre lo indica, previene daños que puedan ser irreparables o que requieran intervenciones más caras y complicadas en un futuro. Claramente hay desinformación porque los intereses de muchas instituciones está en la producción de contenidos y de obras artísticas, exposiciones y montajes, la conservación preventiva requiere también de inversión de recursos económicos, humanos y tiempo. Si los recursos de producción son limitados, claramente es muy difícil plantearse financiamientos para la conservación. 
EeA: Restaurar ¿es un arte? ¿Te considerás artista?
MO: Sí y no. Yo no me considero un artista. El restaurador es un experto que sabe de arte, y claramente requiere de habilidades artísticas para llevar a cabo su trabajo. Pero también necesita habilidades científicas para entender los materiales, los daños de las obras y las técnicas para repararlos. Igual debe contar con un criterio amplio a nivel social e institucional para que sus acciones respeten y sean coherentes con las necesidades de la sociedad a la que pertenecen los objetos. Un artista es creativo y crítico, pero propone desde una observación y una libertad de creación. El restaurador es creativo y crítico, pero trabaja con obras que ya fueron creadas y su pensamiento debe estar consciente de sus límites de creación y rescate. 
EeA: ¿Cuál fue el punto de quiebre donde decidiste ser restaurador?¿Qué te llevó a eso?
MO: Desde los diez años hasta el momento en el que tenía que decidir qué carrera profesional decidir, quise ser cineasta, dedicarme al cine. Es complicado estudiar una carrera de cine en México. En el Bachillerato donde estudié había estudios técnicos alternativos a los de bachiller normales, y decidí tomar uno como Técnico auxiliar museógrafo restaurador, ya que había materias que me ayudarían para presentar el examen a la escuela de cine a la que quería ingresar. Ahí conocí el mundo de los museos y la restauración. Me gustaba que la restauración es un equilibrio entre ciencia, arte y filosofía, así que también empecé a tomar interés por esta carrera. Resulta que estudiar restauración en México es igual de complicado, aun así me atreví a aplicar el examen y me quedé a mi primer intento. 
EeA: ¿Cuál es la principal causa de que los clientes requieran tu servicio?
MO: He trabajado en empresas de restauración que se encargan de proyectos para restaurar pintura mural, pintura religiosa, escultura religiosa y retablos. Ahí se ha trabajado porque las piezas importantes tienen muchos años sin mantenimiento y las comunidades ven ya la necesidad de que ese estado dañado sea atendido. Siempre que se llama a un restaurador es porque hay adquisiciones de obras que tienen mucho daño; o las obras en uso ya están tan deterioradas que necesitan intervención. 
EeA: ¿En qué momento es importante recurrir a un profesional?
MO: Siempre. No solo en la restauración, en muchos otros aspectos como en la arquitectura, en la medicina, en la psicología, en la educación. Los profesionales nos dedicamos a resolver los problemas de nuestra profesión. Sin embargo, reconozco que muchas veces el costo de los servicios de un profesional no son accesibles, así que yo opino que bajo pequeñas asesorías de profesionales se puedan resolver problemas emergentes. Hay soluciones de restauración que las pueden llevar a cabo carpinteros, otros artistas, yeseros pero muchas veces siguen técnicas sin considerar las necesidades de la sociedad a la que pertenece el objeto cultural, dando como resultado situaciones como el Ecce Hommo de Borja, en España. 

EeA: Has trabajado en museos y en diversas restauraciones de lugares muy importantes ¿Cuál fue el trabajo más difícil que te tocó realizar? ¿Y el que más te gustó?
MO: Creo que el reto más grande que he tenido ha sido el desmontaje de 4 campanas y 6 retablos en la Parroquia de San Vicente Ferrer en el pueblo de Juchitán de Zaragoza, estado de Oaxaca en México. El desmontaje se realizó porque la iglesia terminó muy dañada por los sismos de septiembre del 2017 y para poder restaurar el edificio se necesitaban quitar los retablos. El retablo es un elemento muy complejo, aprendí mucho de esos desmontajes y fue un reto porque había que dar muchas soluciones, que bien estaban planeadas pero aun así requirieron de mucha improvisación. 
EeA: Actualmente te estás desempeñando también como docente. ¿De qué se tratan las capacitaciones que estás brindando?

MO: Hasta el momento empecé con un curso de Introducción al Arte Contemporáneo. Aunque he trabajado obra religiosa me especialicé en arte contemporáneo, y desde la universidad noté que la enseñanza sobre el arte es muy difícil que abran espacios para el arte contemporáneo.
Decidí junto con un amigo abrir un curso, dirigido a toda la comunidad hispanohablante para darles herramientas que les permitan apreciar, e incluso despreciar, el arte contemporáneo, sobre todo porque no hablo únicamente del gran arte que hay en museos o galerías, también considero que las obras de arte existen en las calles, en los pueblos, en nuestros hogares. 
Ingresá aquí para saber más.
GSE Estudio Creativo

Sobre José Manuel Olvera

Es un restaurador con especialidad en arte contemporáneo por la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM) del INAH. Ha trabajado en museos como el Laboratorio de Arte Alameda de la Ciudad de México, Museo UPAEP de Puebla y Museo Textil de Oaxaca. También ha hecho restauración de objetos arqueológicos en el laboratorio del CEMCA (institución francesa) con sede en Guatemala. En octubre del 2017 y hasta la llegada de la pandemia del 2020, incursionó en proyectos de atención de bienes culturales dañados por los sismos del 19 de septiembre del 2017, diseñando, planeando, interviniendo y dirigiendo restauraciones de bienes principalmente religiosos en distintas poblaciones de los estados de Oaxaca, Morelos y Puebla.
CONTACTO:

Mail: manuel.olvera.cr@gmail.com | chmsketch@gmail.com
Facebook: Manuel Chema
Instagram: @chmsketch
Teléfono: +52 5527979031

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.